Cómo elegir una máquina de encordar

Hoy día disponemos de una gran variedad de máquinas de encordar raquetas de tenis a nuestro alcance, por lo que encontrar el modelo que más se ajuste a nuestras necesidades no debe suponer ningún problema. Basta con tener claro qué es lo que necesitamos y qué máquina nos lo ofrece. En primer lugar vamos a diferenciar los distintos tipos de máquinas y su sistema de trabajo analizando sus pros y sus contras.

Lamentablemente no existe la máquina perfecta, siempre encontraremos algún aspecto que nos gustaría que fuese diferente o más acorde con nuestros gustos, presupuesto… Es algo no muy distinto de lo que nos sucede a la hora de adquirir cualquier electrodoméstico, nuevo coche, etc.

Por tanto, la primera premisa al elegir máquinas de encordar raquetas de tenis es tratar de ser algo flexible y ser conscientes de cuál es nuestro presupuesto y qué uso le vamos a dar realmente a la máquina.

Básicamente encontramos tres tipos de máquinas de encordar:

  • De pesas
  • De manivela
  • Electrónicas

Algo que debemos tener en cuenta es que gran  parte del proceso de encordado es común en todas las máquinas, me refiero a la colocación de las cuerdas sobre el marco de la raqueta.

Hay que pasar cada cuerda por sus canutillos antes de tensarla y esto se hace exactamente igual en una máquina de pesas que en la electrónica más avanzada y, o mucho me equivoco, o esto seguirá así hasta que los robots sean asequibles y todos dispongamos de una de estas simpáticas maquinitas a las que poder programar las tareas más tediosas.

Dicho esto, la gran diferencia hay que buscarla en el tensado de la cuerda, su rapidez, comodidad y precisión a la hora de aplicar los kilos que deseamos de tensión y en otros aspectos como el número de sujeciones del marco, calidad de las pinzas, etc.

Máquina de pesas

Las máquinas de pesas se distinguen ante todo por ser las más económicas y fáciles de transportar.

Máquina de encordar manual  M100

El proceso de tensado de la cuerda es relativamente sencillo. Previamente hemos seleccionado los kilos de tensión deslizando la pesa hasta que aparezca por la parte inferior el número de kilos que deseamos. Ojo a la hora de apretar la tuerca que sujeta la pesa a la barra, hay que hacerlo por la cara opuesta a donde está la pegatina que nos indica los kilos, de otro modo, rápidamente deterioraremos dicha pegatina y tendremos que reemplazarla o acabar marcando como buenamente podamos la escala de kilos.

El funcionamiento de las máquinas de encordar de pesas pasa por colocar en posición vertical la barra sobre la que va la pesa, colocar el cordaje en el mecanismo que lo sujetará mientras se tensa y acompañar la pesa hasta que recorra 90 grados, tal y como indico en la figura 1, quedando la barra en posición horizontal. Cuando digo “acompañar la pesa”, me refiero a no dejarla caer de golpe ya que, si el cordaje no queda bien sujeto, la barra con la pesa caerá de forma violenta y esto nunca es bueno para ningún mecanismo.

Por otro lado, una cosa es acompañar la pesa y otra muy distinta forzarla a llegar a la posición que queremos. Debe quedar horizontal por su propio peso. Si vemos que queda algo más alta, tendremos que repetir la operación hasta que llegue a su posición ideal. De otra manera, alteraremos notablemente los kilos que hemos seleccionado, pudiendo incrementarlos de forma significativa. De igual modo, si queda más baja, tampoco conseguiremos dar la tensión correcta, en este caso conseguiremos menos kilos.

La metodología que sigue este tipo de máquinas de encordar raquetas de tenis a priori puede parecer complicado. No obstante, con algo de práctica se consigue encordar de forma rápida y con una precisión más que razonable.

Máquina de manivela

La máquina de manivela utiliza un sistema de tracción lineal, tiene un precio muy razonable y es relativamente fácil de transportar.

Encordadora manual de manivela

El sistema de encordado se simplifica notablemente. En estas máquinas de encordar con manivela basta con pasar el cordaje por las dos “presillas” que tiene la cabeza de tensión en su parte superior (que serán las encargadas de sujetar la cuerda mientras se tensa) y girar la manivela para ir tensando el cordaje.

Una vez conseguida la tensión que hayamos seleccionado, la máquina se bloqueará mediante el salto de una palanquita que activará el freno.

Llegados a este punto, bastará con sujetar la cuerda con una de las pinzas y presionar la palanca de freno para volver a alojarla en su posición original, de forma que podamos liberar la cuerda para empezar a tensar la siguiente.

Esto que dicho así puede parecer algo complicado, es realmente sencillo y rápido. Sin embargo, lo más importante en las máquinas de encordar de manivela es que cada vez que tensemos una cuerda, se hará a la primera, sin tener que volver a repetir el proceso como algunas veces puede ocurrir con las máquinas de pesas cuando la pesa se nos queda algo más alta o algo más baja de la horizontal.

En ambos tipos de máquinas, el cordaje no sufre al tensarlo gracias al sistema de presillas que lo sujetan, al contrario de otros tipos de máquinas que tensan girando el cordaje y lo apoyan sobre un ángulo muy agudo, marcándolo de forma ostensible.

Máquinas electrónicas

Básicamente podemos encontrar dos tipos, de tensado giratorio o de tensado lineal.

Máquina electrónica de tensado giratorio.

Máquina de encordar electrónica

En este tipo de máquina el proceso es también muy sencillo, primero seleccionamos la tensión que queremos dar a nuestro cordaje, pasamos la cuerda por las dos presillas y presionamos el botón de tensado. La máquina hará girar el cordaje hasta que alcance la tensión que le hemos indicado (normalmente con un cuarto de vuelta es más que suficiente), una vez conseguida la tensión, la máquina detendrá el giro y la cuerda quedará lista para ser sujetada por una pinza, hecho esto, pulsaremos el botón para que la máquina libere el cordaje y realizaremos el mismo proceso con el resto de las cuerdas.

El modelo Kingame E-600 que aparece en la figura 3 posee también un sistema de presillas que permiten no perjudicar en absoluto el cordaje a la hora de tensarlo.

Son máquinas robustas, pensadas para una carga de trabajo de varias raquetas diarias y muy precisas.

Máquina electrónica de tensado lineal.

Se trata normalmente de modelos para uso profesional, sólidamente construidas para dar servicio independientemente del número de raquetas que tengamos que encordar. Por supuesto, son las más precisas.

Periódicamente necesitan un calibrado de la tensión, ya que con el uso van perdiendo precisión, en el modelo Kingame C-3000 queda solucionado de la forma más simple, basta con pulsar dos botones a la vez y la máquina se auto calibra ella misma, además de hacerse un chequeo de las funciones principales cada vez que se conecta.

Por lo general, estas máquinas quedan relegadas a profesionales que necesitan un máquina con presencia, muy robusta para largos años de trabajo y muy precisa.

Máquina de encordar profesional

¿Ya tienes más claro qué máquina de encordar escoger?

Déjanos tus comentarios.

Deja un comentario

Carrito de compra
Abrir chat